[Podcast] El efecto vacuna

Por: Nelson Guillermo García Gaitán.

Sí, ya tengo en mi cuerpo la primera dosis, eso sonaría extraño en otro contexto, pero está dosis también es personal y curiosamente produce un  efecto placentero y genera una sensación de tranquilidad; estoy hablando por supuesto de la primera dosis de la vacuna contra el COVID, en este caso la de Pfizer, y eso también delata mi edad, pero además y lo más importante mi trabajo: me dedico a la educación, y bueno esa es una de las prioridades de esta tercera fase de vacunación masiva en nuestro país y cuando se conjugan las variables lo llaman a vacunarse, y debo decir que en mi caso fue más rápido de lo que me esperaba y esa fue una sensación extraña, teniendo en cuenta todo lo que está pasando con este Gobierno, y debo aclarar que últimamente he visto que el proceso está mejorando notoriamente, es muy parecido a lo que hace décadas viene sucediendo con el esquema básico en la infancia y,  me imagino que quienes son padres y tienen hijos pequeños sienten lo mismo cuando sus hijos reciben las primeras dosis de sus vacunas: ese placer y esa tranquilidad de poderse enfrentar con más defensas a esos virus que siempre han estado rodeando nuestra especie.

 

Otro de los legados que ha dejado esta pandemia en la humanidad y sobre el cual debemos reflexionar bastante es que en pleno siglo XXI, cuando el hombre se consideraba a sí mismo como la especie dominante y todo poderosa, un virus vuelve a recordarle su fragilidad; y pueden interpretar esta apreciación por el aspecto que lo consideren pertinente: religioso, cultural, natural, biológico, económico, social, o un sinfín de etcéteras;  lo cierto es que seguimos siendo tan vulnerables, que este virus actúa casi que de manera única en cada paciente, incluso escapándose a las variables comunes como: edad, sexo, comorbilidades entre otras; porque cuando a veces se cree que se tiene controlado y ampliamente estudiado, el virus como que si comprendió eso de reinventarse y genera una nueva sepa y causa nuevas complicaciones, es allí donde la esperanza colectiva ha volcado sus ojos de nuevo a los laboratorios y a sus desarrollos científicos, y las vacunas emergen como una moda necesaria, pues ante el control aparente de los virus letales del pasado; volver a depender de una vacuna genera toda clase de ‘sospechas’ sobre su origen , sobre sus intereses y sobre los beneficiados, que hasta ahora van ganando las grandes empresas y países que controlan la producción de los biológicos, uno de los cuáles corre sobre mi organismo y ha generado su efecto (espero que no placebo), por lo menos en mi mente; porque aunque no he tenido covid puedo decir que no he sido ajeno a su poder en personas cercanas, como creo es el caso ya de la gran mayoría de los colombianos sin temor a equivocarme, lo cual genera aún más tranquilidad y confianza en el efecto vacuna.

 

Soy de una generación que creció con otro concepto de vacuna: el asociado a extorsión, a terrorismo y a miedo, le huía a la vacuna, y ahora veo que la historia de este 2021 está marcada por una necesidad de nuevo de ser vacunado, mejor dicho adónde hay que hacer fila, y si es gratis mejor, este año pasará  la historia como el año de la búsqueda de la inmunidad de rebaño, y por lo menos en  mi caso puedo decir que ya formo parte del efecto vacuna, y se siente bien, pero igual esto apenas comienza y, para que su efecto sea eficaz es mejor ser prudentes, así que a vacunarse si pueden y que disfruten el efecto vacuna.

 

 

2021-06-06

Lo más reciente