[Podcast] La patria así se forma en la TV

Por: Nelson Guillermo García Gaitán.

[Podcast] La patria así se forma en la TV

Foto: El Sonajero

Viva el bicentenario de la verdadera independencia, que se celebra este 7 de agosto, porque “de Boyacá en los campos el genio de la gloria con cada espiga un héroe invicto coronó”, así como esa emblemática quinta estrofa de nuestro himno nacional, la televisión también ha aportado como los patriotas de entonces, a ese sentimiento de patria, a ese ser colombiano, que resuena en cada camiseta tricolor, en cada bandera y en cada emoción a través de esa pequeña (hoy más grande en tamaño) pantalla televisiva, y principalmente con sus trasmisiones en vivo y en directo  de eventos que hinchan de orgullo el ser colombiano.

 

Uno de esos primeros atisbos de patriotismo de pantalla comenzaba por allá en el 58 con la llegada de la Miss Universo Luz Marina Zuluaga, no puedo afirmar que lo hayan visto por televisión, pero sin duda los medios de entonces dieron cuenta de su paso por Barranquilla, Bogotá y su natal Manizales, ese hecho histórico sucedió un 25 de julio y una cámara y seguramente muchos ojos vieron días después este recibimiento a través de la TV o el cine, sentimiento patrio, Colombia la más bella. Y desde entonces somos un país de reinas en Televisión, muchas actrices, presentadoras, modelos y hermosas mujeres colombianos se han hecho famosas en la pantalla chica hasta hoy, y esto es un bicentenario de mujeres colombianas: La Gaitana, Antonia Santos, La Pola, heroínas de entonces y de siempre, por mencionar solo a algunas de ellas, mujeres que transforman y son ejemplo de Patria.

 

Pero ese sentimiento patrio a través de la televisión se ha ido construyendo también a partir de los formatos que nos hacen ‘los puros criollos’, como no recordar con orgullo ese pasado en presente, que nos presentaba esas charlas con Pacheco, un domínguisimo de animalandia, para tomarnos un café con aroma de mujer, y dejar quieta a Margarita, o visitar a la abuela, en la casa de las dos palmas, en una caballo viejo, con don Chinche a bordo, y comer calamar, pero no garzas al amanecer, para no enojar a la potra Zaina y dejar las aguas mansas del gallito Ramírez y la caponera, para no echar el perro amor a los cuervos, para que no se forme la guerra de las rosas con la mujer del presidente y su madre, porque los Pérez somos así, como la viuda de blanco y la pezuña del diablo por los pecados de Inés de Hinojoza, para que esa sangre de lobos no afecte a Pedro el escamoso ni a la señora Isabel con sus padres e hijos y que sólo seamos yo y tú con Romeo y buseta, para finalmente rescatar los verdaderos valores humanos, estos nombres representan también desde los dramatizados, ya sean telenovelas, seriados o comedias, ese sentir colombiano propio de nuestras historias, lugares y personajes.

 

Por supuesto el corazón tricolor llega a su máxima expresión de gloria inmarcesible, con júbilo inmortal cuando de trasmisiones deportivas se trata, los mayores niveles de audiencia se logran cuando el himno nacional suena y la bandera se iza en lo más alto del pódium en algún evento deportivo en el mundo; y allí a través de las pantallas como testigos, miles de colombianos en las vitrinas, tiendas, panaderías, centros comerciales, casas, parques, dispositivos móviles y multipantallas de hoy,  ven la hazaña de sus actuales héroes, hombres y mujeres en su mayoría del pueblo en ascenso, que se dignifican y nos hacen llorar de emoción con sus triunfos; el ciclismo, patinaje, atletismo, tenis, fútbol, pesas, y otra variedad de deportes nos han hecho vibrar de emoción, como el pasado 28 de julio cuando en los Campos Elíseos de París, Egan Bernal ante millones de colombianos se coronó de gloria como esos “ Soldados sin coraza ganaron la victoria; su varonil aliento de escudo les sirvió”, y así se vió en nuestra televisión. Sintámonos orgullosos de este Bicentenario y de su huella televisiva.

 

 

2019-08-07

Lo más reciente