¿Por qué tenemos huellas digitales?

"La gente ha tenido dos ideas sobre las huellas digitales: que ayudan a mejorar el agarre y que ayudan a mejorar la percepción táctil", dijo Roland Ennos.

¿Por qué tenemos huellas digitales?

Foto: El Sonajero

En 1910, Thomas Jennings escapó de una escena del crimen dejando una pista que marcaría su destino: una impresión perfecta de sus huellas dactilares en la pintura seca de una baranda ubicada en la parte exterior de la casa donde había cometido el asesinato. Las huellas dactilares de Jennings fueron las primeras en ser usadas en Estados Unidos como evidencia en na investigación criminal, y condujeron a su condena por homicidio en 1911.

 

 

Desde ese momento hasta ahora, las huellas dactilares continúan siendo una evidencia crucial en las investigaciones forenses. Estos marcadores de identidad únicos son tan ideales para la lucha contra la delincuencia, que es casi como si por eso que existen.

 

Dedos y fricción

 

Resulta que los científicos históricamente no han estado de acuerdo con la respuesta.

 

"La gente ha tenido dos ideas sobre las huellas digitales: que ayudan a mejorar el agarre y que ayudan a mejorar la percepción táctil", dijo Roland Ennos, investigador de biomecánica y profesor visitante de biología en la Universidad de Hull en el Reino Unido. 

 

Ennos ha pasado parte de su carrera investigando la primera idea: que las huellas dactilares nos dan agarre. Durante mucho tiempo, esta ha sido la teoría rectora, que los minúsculos y picos de las huellas digitales crean fricción entre nuestras manos y las superficies que tocamos. 

 

Una evidencia que respalda esta teoría es que las yemas de los dedos podrían funcionar como los neumáticos de goma en los automóviles, cuya naturaleza flexible les permite adaptarse a la superficie por la que viajan. En los neumáticos, esta flexibilidad se combina con bandas de rodadura que decoran su superficie, y esto aumenta el área de la superficie del neumático, por lo tanto, también aumenta la fricción y la tracción. Ennos quería investigar qué tan bien se mantendría esta idea en un experimento de laboratorio. 

 

"Queríamos ver si la fricción de los dedos aumenta con el área de contacto como ocurre con los neumáticos", dijo Ennos a Live Science. Para averiguarlo, los investigadores arrastraron una placa de perspex a través de las yemas de los dedos de una persona, variando la fuerza en diferentes intentos y usando tinta de huellas dactilares para determinar qué parte del área de la carne tocaba el vidrio. 

 

Sorprendentemente, estos experimentos revelaron que "el área real de contacto se redujo por las huellas digitales, porque los valles no hicieron contacto", dijo Ennos a Live Science. En otras palabras, en comparación con la piel lisa que cubre el resto del cuerpo, "las huellas digitales deberían reducir la fricción, al menos en superficies lisas".

 

Esto no desacredita por completo la idea de que las huellas digitales ayudan al agarre, dijo Ennos. Se cree que las huellas dactilares podrían ayudarnos a agarrar las superficies en condiciones húmedas, por ejemplo, los canales que absorben el agua al igual que las huellas de los neumáticos de los automóviles, para evitar que nuestras manos se deslicen sobre una superficie. Sin embargo, esta idea es más difícil de probar porque es difícil imitar perfectamente el comportamiento de las huellas dactilares humanas en estas condiciones, dijo Ennos. 

 

Pero existe la otra teoría, que podría contener más agua: el papel de las huellas digitales para ayudar al tacto.

 

Fuente: https://www.livescience.com/why-do-humans-have-fingerprints.html

 

 

 

Lo más reciente